TRATAMIENTOS DENTALES PARA DISMINUIR LOS RONQUIDOS

Los ronquidos, afectan al 40% de la población en países industrializados.

La aparatología intraoral antironquidos tiene como objetivo abrir las vías aéreas aumentando la dimensión vertical y avanzando la mandíbula, con esto se consigue evitar el estrechamiento del tracto respiratorio superior y por tanto la aparición de las vibraciones que originan los ronquidos.

Estos dispositivos están indicados en casos de SAHS (Síndrome de apnea-hipoapnea del sueño) moderado o leve y de ronquido simple. En la gran mayoría de los casos,se produce una mejoría significativa.

Esta mejoría repercute directamente en la calidad de vida del paciente y también en las de las personas de su entorno.

7 consejos para mantener la sonrisa también en verano

Con el verano y las vacaciones nuestros hábitos diarios sufren cambios que también suelen afectar a nuestra higiene bucodental. ¿Cuál es la consecuencia de este cambio de hábitos? Puesto que alteramos la rutina de cepillado y de otros cuidados de nuestra boca, el verano puede convertirse en un enemigo si no seguimos unas determinadas pautas.

Los especialistas de Clínica Dental Beatriz Abellás os damos 7 recomendaciones para mantener una sonrisa cuidada durante el verano:
  1. Cepillarse los dientes después de cada comida, o al menos tres veces al día.
  2. Llevar siempre con nosotros un cepillo, pasta dental, enjuague bucal e hilo dental. Gracias a esto evitaremos realizar un buen cepillado, en lugar de otro rápido y superficial.
  3. Una buena hidratación. Beber mucha agua, en torno a dos litros al día, evitará la acumulación de la placa bacteriana, problemas en las encías y la aparición de caries.
  4. Evitar azúcares y alcohol. Las bebidas carbonatadas, azucaradas y alcohólicas deben dejarse de lado o reducir su consumo.
  5. Si no es posible dejar de fumar, al menos deberíais moderar y controlar su consumo. Es necesario recordar que en el 100% de los casos, el fumador se queda antes sin dientes que el no fumador, ya que el tabaco destruye los dientes y las encías.
  6. Ser especialmente precavido con los traumatismos dentales ya que aumentan un 30% en la época estival. Desde nuestra clínica os recomendamos el uso de protectores dentales y protección al practicar cualquier deporte o actividad de riesgo.
  7. Por último, acudir al dentista antes de irse de vacaciones os ayudará a detectar si existe algún problema que pueda causar molestias más adelante. Se recomienda hacer lo mismo a la vuelta, para revisar la boca después del verano.

Nutrición y salud oral

La alimentación es un factor clave para una vida saludable, pero también lo es para la salud bucodental. Por tanto, tener una dieta equilibrada y nutritiva influye de manera muy directa y positiva en la protección y el desarrollo adecuado de nuestra boca, ya que proveeremos a nuestros dientes y encías de las vitaminas y minerales que necesitan.

Dieta equilibrada

Una buena nutrición nos permite tener una boca, encías y dientes saludables que podrán resistir en mayor grade el ataque de bacterias y caries, al mismo tiempo que las dolencias se verán reducidas. Una dieta baja en nutrientes tiene como consecuencia que nuestra boca tenga más dificultades para combatir posibles infecciones. En sentido inverso, si nuestra dentadura está en buen estado nos permitirá masticar mejor los alimentos, lo que facilitará la digestión.

Los principales nutrientes para tener una buena salud dental son el calcio, las vitaminas C y D, y las proteínas y por eso, es necesario escoger alimentos variados de los diferentes grupos. Las frutas, los vegetales y hortalizas, pescados carnes, los productos lácteos bajos en grasa y sus derivados, los granos integrales, las proteínas magras, tés, etc. son algunos de los alimentos que deben incluirse en la dieta diaria. La ingesta de alimentos frescos con alto contenido en fibra ayuda en la prevención de la aparición de la placa bacteriana.

Todo esto, sumado por supuesto a una buena higiene bucal, incluyendo el cepillado después de cada comida, será vital para nuestra salud oral.

“Una buena alimentación se ve reflejada en nuestra salud bucodental”

Alimentos no recomendados

Cuando la dieta es pobre, una de las primeras afectadas es nuestra salud oral. El azúcar es uno de los principales enemigos de nuestra salud y, por supuesto, también de la dental. Gran parte de los alimentos que consumimos contienen azúcar, tales como frutas o verduras; sin embargo, el gran problema está en los azúcares añadidos presente en refrescos, chocolates, galletas, dulces… Un consumo elevado de alimentos azucarados o con azúcares añadidos puede conducir a caries dentales y enfermedades periodontales. Ocurre lo mismo con los carbohidratos que producen ácidos que afectan al esmalte dental, causando su erosión o ruptura.

Tal y como defienden muchos autores, se necesita la colaboración de especialistas como odontólogos, nutricionistas y médicos para garantizar una salud dental integral. La educación también tiene un papel importante, y es cada vez más necesario ofrecer a niños, adolescentes y adultos materiales educativos sobre la importancia de la dieta y la higiene bucodental para que estén lo más informados posibles sobre los hábitos que deben seguir.

Revisiones bucales periódicas

Las revisiones bucales son fundamentales para poder emitir un diagnóstico adecuado de nuestra salud bucodental. Realizar estas revisiones de manera periódica será clave para prevenir cualquier tipo de patología dental, ya que nos permitirá detectarlas antes de que sea muy tarde para actuar y nos evitará padecer enfermedades graves y dolorosas. Por ello, es recomendable visitar al odontólogo una vez al año, como mínimo, para someterse a un examen bucal integral.

Prevención y detección precoz

Como ya hemos abordado en diversas ocasiones, adquirir y mantener hábitos de vida saludables como una buena alimentación y una correcta higiene dental, es determinante para evitar problemas dentales y tener una boca completamente sana. Por tanto, hay que prestar especial atención a la prevención y la detección precoz de los problemas de dientes y encías.

Gingivitis, periodontitis, caries, manchas o desgaste son algunos de los principales problemas que puede sufrir nuestra boca si no los frenamos a tiempo. En cambio, si frenamos el desarrollo de estos problemas ante de su aparición, no tendremos que lamentarlo en un futuro. De ahí la importancia de estar muy pendientes de cualquier cambio que notemos en la boca e informar a nuestro dentista acerca de todos los síntomas.

¿En qué consiste una revisión?

Para realizar una revisión bucal lo primero que debe hacerse es una exploración visual del estado de la boca del paciente, teniendo también muy en cuenta su historial clínico y si está siendo sometido a algún tipo de tratamiento. A partir de aquí, pueden utilizarse diversos métodos, como radiografías o fotografías intraorales, para determinar si hay problemas dentales imposibles de detectar a simple vista. Gracias a los resultados de este tipo de pruebas, el odontólogo podrá diagnosticar de manera fiable si existe alguna afección o problema bucodental. En ocasiones, si el profesional detecta anomalías graves puede solicitar pruebas más específicas, como por ejemplo los exámenes de detección de cáncer oral.

En Clínica Dental Abellás estamos convencidos de que el mejor tratamiento para una buena salud bucal es la prevención y la detección precoz, y por ello os animamos a visitarnos para la realización de un estudio en profundidad. Ofrecemos diagnósticos integrales y personalizados, así como tratamientos individualizados.

Además de tener en cuenta estos aspectos, acudir a especialistas como los que contamos en nuestra clínica para realizar limpiezas dentales al menos dos veces al año, sobre las cuales os hablamos más en detalle en la siguiente entrada del blog.

¿Cómo afecta el bruxismo a mi boca?

El bruxismo es una patología que provoca que se aprieten y rechinen los dientes al frotarse o deslizarse con intensidad. Se produce, generalmente, mientras dormimos y de manera inconsciente e involuntaria, por lo que no podemos controlarlo y no nos damos cuenta de que lo tenemos. De ahí la importancia de intervenir cuando detectamos que lo estemos sufriendo para intentar corregirlo.

Causas del bruxismo

Se calcula que más del 70% de la población española sufre bruxismo y en gran parte de los casos no tiene causas médicas aparentes, lo que hace aún más difícil su detección, ya que la persona que lo sufre no se da cuenta de ello. En otras ocasiones, el bruxismo se asocia a factores de riesgo como el estrés, la ansiedad, el consumo de tabaco y alcohol, trastornos del sueño como los ronquidos o la apnea, u otro tipo de trastornos neurológicos.

Tampoco se asocia necesariamente a una edad concreta; pese a que normalmente lo sufren los niños que más tarde dejarán de padecerlo, muchas personas comienzan a desarrollarlo en la etapa adulta y afecta por igual tanto a mujeres como a hombres.

Consecuencias sobre la salud

El bruxismo afecta especialmente a la boca, por eso muchas veces es el propio dentista el que detecta anomalías en la dentadura que indican un posible caso de bruxismo. Pero conlleva otro tipo de dolencias que dependerán siempre de la frecuencia y del grado de intensidad que se experimente.

. Daños dentales.

El problema del bruxismo ataca tanto a dientes como a encías, influyendo en el desgaste del esmalte dental, el astillado e incluso la rotura de las piezas dentales. También hace que aumente la sensibilidad de los dientes frente al frío y el calor.

. Dolores faciales.

Dado que los músculos que participan en la masticación son los que se ven afectados por el bruxismo, esto deriva en la inflamación del área de la mandíbula.

. Dolores de cabeza.

Las molestias y dolores de cabeza, de oídos e incluso de cuello suelen ir muy ligados al bruxismo. Esto se debe a que la fuerza que ejercen los músculos acaba produciendo alteraciones en otras

Tratamiento

El tratamiento más utilizado en casos de bruxismo son las férulas de descarga. Se trata de aparatos de resina que se crean a partir de unos moldes echa a medida para adaptarse a cada dentadura y que se recomienda que sea un odontólogo especialista quien la realice.

Aparte de emplear la férula, es necesario buscar la forma de reducir los hábitos que nos están provocando el bruxismo. Esto será beneficioso no solo mejorará la salud y calidad de vida del afectado, sino también de aquellos que le rodean y conviven con él.

 

Implantología dental

La implantología dental ha revolucionado por completo la odontología moderna y es una de las mejores opciones para solucionar la pérdida de piezas dentales. Los implantes dentales están compuestos por pequeñas piezas con forma de tornillo, que funcionan como sustitutos artificiales de las raíces de los dientes perdidos.

 ¿Qué tipos de implantes dentales existen?

Los implantes dentales más comunes hoy en día son los endoóseos, que se colocan en los huesos maxilares o en los de la mandíbula. Pueden utilizarse diversos tratamientos en función de cada situación, como por ejemplo:

  • Implante dental unitario, para sustituir dientes individuales.
  • Puente sobre implantes dentales, para los casos de ausencia de varias piezas.
  • Prótesis fija sobre implantes dentales, para sustituir dentaduras completas.

El material más común para los implantes es el titanio. Además de ser un material que se caracteriza por su resistencia y durabilidad, también es biocompatible, es decir, es muy complicado que el organismo llegue a rechazarlo.

Existen numerosos tipos y marcas de implantes, pero los más comunes son los cónicos y los cilíndricos. A la hora de seleccionar un implante dental hay que tener en cuenta una serie de factores, dependiendo del estado de la boca de cada paciente y de sus necesidades. En nuestra clínica utilizamos los implantes de alta calidad, con un porcentaje de éxito del 98%.

¿Cómo se colocan los implantes?

Durante el procedimiento se diferencian dos etapas principales: la primera se corresponde con la cirugía, mediante la cual se introduce el implante en los huesos de la mandíbula o los maxilares; la segunda fase es la de oseointegración, necesaria para que los implantes se fusionen con el hueso y permitan llevar a cabo la colocación de la prótesis. Esta prótesis, denominada corona, es la que cubrirá el implante adaptando la forma de un diente. La osteointegración es fundamental, ya que durante esta etapa es cuando las células del hueso se adhieren por completo a la superficie del implante y se consigue que los nuevos dientes estén fijos y sean seguros.

Nuestros especialistas, con amplia experiencia en implantología dental, realizan un estudio previo de la situación del paciente, para determinar la complejidad de cada caso y seleccionar el tipo de implantes dentales más adecuados. La complejidad de la colocación del implante dependerá de varios factores, por ejemplo de la cantidad de implantes a colocar o de la forma del hueso donde se vaya a colocar el implante.

Existen varias técnicas de colocación de los distintos tipos de prótesis, como la quirúrgica y la implantología inmediata post-extracción. La primera se realiza mediante una incisión en la encía, que se levanta para poder acceder al tejido óseo, y posteriormente se procede a la colocación del implante. En el caso de la implantología dental inmediata post-extracción, consiste en la extracción del diente y en la colocación del implante en la misma sesión.

Ventajas de los implantes

Los implantes dentales conllevan varias ventajas. Una de las más importantes, a nivel estético, es que permiten una restauración total de la dentadura. Además, preservan y reducen el deterioro del hueso, dado que reducen la carga sobre los dientes.

Por otra parte, son más naturales y cómodas que las dentaduras postizas y su duración, con un mantenimiento adecuado, pueden llegar a superar los veinte años. A largo plazo, son una de las soluciones dentales más recomendadas para aquellos que necesiten recomponer su dentadura. Los implantes mejoran la calidad de vida del paciente, ya que permiten masticar todo tipo de alimentos sin tener que preocuparse por la inestabilidad de la prótesis ni tener que utilizar adhesivos dentales.

Puedes consultar nuestros precios poniéndote en contacto con nosotros y te asesoraremos sobre cuál es el procedimiento que mejor se ajusta a tu caso.

Tratamientos de blanqueamiento dental

El blanqueamiento dental es el tratamiento de estética dental más utilizado en nuestros días. Un blanqueamiento dental correctamente realizado tiene como objetivo conseguir una sonrisa atractiva y natural, mejorando el aspecto de nuestros dientes que se van “apagando” por diversos factores. Lo que se logrará con el blanqueamiento será devolver la “luz” a la sonrisa.

Principales causas de manchas dentales

A medida que los dientes envejecen hay varios motivos por los que se van oscureciendo. La edad, el desgaste del esmalte dental, una mala alimentación, el consumo de tabaco, café, alcohol, té o bebidas azucaradas son los principales factores.

Tipos de blanqueamiento

Los tratamientos de blanqueamiento dental se utilizan para cambiar el tono de los dientes, consiguiendo un color más blanco y aportándoles luminosidad. En Clínica Dental Beatriz Abellás ofrecemos, fundamentalmente, dos métodos de blanqueamiento: blanqueamiento con luz y blanqueamiento con férulas.

  • Blanqueamiento con luz LED

Este tipo de blanqueamiento se realiza exclusivamente en la clínica, aplicando un gel especial y una luz LED que consiguen potenciar el efecto blanqueador. La ventaja de este tipo de blanqueamiento es su rapidez, ya que es suficiente con una sesión de corta duración, alrededor de una hora. El principal inconveniente es la frecuente aparición de sensibilidad dental, que en determinados casos puede llegar a ser muy intensa.

  • Blanqueamiento mediante férulas

En el caso del blanqueamiento utilizando férulas el primer paso es tomar registros de la boca del paciente para confeccionar las férulas. Son piezas muy finas que se pueden colocar en casa de manera cómoda y sencilla, simplemente rellenándolas con el gel blanqueador que se le proporciona previamente en la clínica. Para conseguir un buen efecto blanqueador las férulas tienen que utilizarse de 6 a 8 horas diarias, durante aproximadamente 4 semanas. Es un tratamiento más lento, sin embargo, permite controlar la aparición de la sensibilidad.

En aquellos casos en los que los dientes tienen un color muy oscuro se pueden combinar los dos tipos de blanqueamiento dental, para conseguir un mayor efecto blanqueador.

Durante la realización de los blanqueamientos es necesario tener determinadas precauciones como evitar el tabaco, determinados alimentos como arándanos, remolacha o frutas ácidas, o bebidas que puedan teñir los dientes, como café, vino tinto y refrescos con colorantes.

Ventajas de los blanqueamientos

Con los blanqueamientos dentales conseguiremos devolver la juventud a los dientes, que con el paso de los años van perdiendo color y adquiriendo un peor aspecto. Los tratamientos blanqueadores son seguros, indoloros y efectivos. Ninguno de ellos es más recomendable que el otro, simplemente dependerá de cada caso y de lo que se considere más conveniente tras realizar el diagnóstico. Si quieres volver a tener unos dientes blancos y perfectos, anímate a visitarnos y te asesoraremos para que lo consigas.

 

Importancia de la salud bucodental

En la actualidad, existen gran cantidad de estudios científicos que relacionan al menos 54 enfermedades sistémicas con las enfermedades periodontales. Existe una conexión entre lo que pasa en nuestra boca y el resto del organismo. Seguramente el vínculo entre la periodontitis y otras enfermedades generales, tendrá mucho que ver con la migración de bacterias del periodonto  a todo el organismo.

Enfermedades periodontales

La gingivitis es la forma leve de la enfermedad periodontal, en donde sólo la encía se ve afectada, con inflamación y sangrado. En la periodontitis, sin embargo, existe afectación del hueso y pérdida de soporte dental.

La periodontitis se manifiesta con sangrado de encías, recesión gingival, aumento de espacio entre los dientes, halitosis, pérdida de dientes…; esto produce problemas de masticación, pérdida de calidad de vida, problemas estéticos, ansiedad…

Todo esto tiene también consecuencias sistémicas relacionadas con la aparición y agravamiento de patología cardiovascular, respiratoria, diabetes  y sus  complicaciones asociadas: neuropatía, retinopatía…

Existen una mayor prevalencia de patologías ginecológicas como abortos, partos prematuros o neonatos con bajo peso, en personas con enfermedad periodontal. Las últimas investigaciones, relacionan la artritis reumatoide y la disfunción eréctil a bacterias exclusivas de la patología periodontal.

Aproximadamente un 10% de la población mundial padece de periodontitis. En España, 8 de cada 10 personas mayores de 35 años tiene algún tipo de afectación periodontal (gingivitis – periodontitis).

Como cualquier enfermedad, existen unos factores de riesgo, que favorecen la aparición y agravan la misma. La mala higiene y el tabaco se sitúan en lo alto de la pirámide. El estrés, alcohol y drogas, infecciones bacterianas, personas inmunodeprimidas y una predisposición genética influyen directamente en la periodontitis.

¿Qué podemos hacer?

La respuesta es sencilla. El trabajo en casa es lo más importante, la higiene diaria es el mejor y más efectivo rival frente a la enfermedad periodontal. Las revisiones periódicas en el odontólogo, mediante una exploración periodontal y estudio microbiológico de la flora oral, nos ayudará a prevenir y tratar de forma más específica. Una dieta equilibrada y evitar malos hábitos, como tabaco y alcohol, ayudarán a mantener una buena salud oral.

 

La importancia del cuidado dental desde la infancia

Durante los primeros años de vida y aproximadamente hasta los 12 años, la cavidad bucal sufre grandes cambios, pasando por varias etapas en la dentición. A continuación, os detallamos las diferentes etapas y los pasos que hay que seguir para lograr mantener una buena salud bucodental desde la infancia.

Etapas de la dentición

  • Erupción dentición temporal

La erupción dental tiene lugar aproximadamente entre los 6 meses y los 2 años de edad y puede ser un proceso doloroso que suele manifestarse en mayor producción de saliva, enrojecimiento e inflamación de las encías, mayor inquietud e irritabilidad, y dificultades para conciliar el sueño. Destacaremos también la importancia de la lactancia materna para el correcto desarrollo de la deglución y de la cavidad oral.

  • Dentición temporal o decidua

Entre los 2 y los 6 años la cavidad bucal del niño está formada por la dentición temporal o decidua. En esta etapa, es esencial una correcta higiene bucodental para evitar la acumulación de biofilm y, por consecuencia, la caries, la enfermedad bucal más frecuente a esta edad. Por supuesto, una alimentación sana es básica. En esta etapa los padres pueden y deben crear buenos hábitos alimenticios a sus hijos. De estos bueno hábitos dependerá, en gran medida, su futura salud oral.

  • Dentición mixta

Durante la etapa de los 6 a los 12 años conviven la dentición temporal y la permanente.

  • Dentición permanente

Generalmente entre los 12 y los 15 años se completa la erupción de todas las piezas permanentes.

“1 de cada 3 niños sufre caries en la etapa de dentición temporal”

Consejos para una buena higiene bucodental

Cada edad necesita un cuidado específico para dar respuesta a las diferentes situaciones fisiológicas por las que pasa la cavidad bucal. Para asegurar que los niños desarrollen unos dientes temporales sanos, el primer paso sería que se alimentara en los primeros meses de su vida de leche materna, y en etapas posteriores es esencial iniciar y mantener una correcta higiene bucodental. Para ello, deben utilizarse productos específicos para ayudar al cuidado de encías y dientes durante la dentición. Durante los primeros meses de vida del bebé, el adulto tendrá que encargarse de este cuidado, procurando retirar los residuos de las encías y la lengua, y empezando a cepillar los dientes delicadamente desde el momento en que erupcionan. Tras la aparición del primer diente, se recomienda realizar visitas periódicas al odontólogo.

El hábito del cepillado dental diario es algo que debe adquirirse desde la infancia. La elección de un cepillo que respete las encías y dientes del niño, y que se adapte a la boca. Además del cepillado, es básico vigilar la alimentación, evitando alimentos y bebidas azucaradas, y fomentar el consumo de frutas y verduras.

En cuanto a las pautas dietéticas para evitar aparición de la caries, se debe evitar o reducir el consumo y el uso de productos que contengan azúcar para evitar problemas como la caries.

La caries suele ser más agresiva en la etapa infantil y en la adolescencia y tiene una progresión más rápida que en los adultos, debido a las propias características de los dientes temporales. Otras afecciones comunes son la gingivitis, causada por la inflamación de la encía por acumulación de biofilm, y la hipomineralización, principales patologías bucales durante la infancia. Es importante el diagnóstico temprano y extremar la higiene bucal para evitar así el deterioro de los dientes.

Enfermedad periodontal

La acumulación de bacterias, los factores genéticos o el consumo de tabaco son algunos de los múltiples factores que intervienen en la aparición y desarrollo de la enfermedad periodontal. Es muy importante determinar cuál es el origen del problema para poder recurrir a la solución más conveniente en cada caso.

Bacterias

En la boca existen multitud de bacterias, la mayoría beneficiosas para el ser humano; sin embargo, cuando se dan varios de los factores antes mencionados, el ecosistema bucal pude verse alterado y ello dar lugar a la aparición de determinadas bacterias altamente patógenas capaces de desarrollar y/o agravar la enfermedad periodontal.

Para poder combatir estas bacterias es necesario identificarlas previamente y así elegir el antibiótico más adecuado. Esta identificación se lleva a cabo mediante técnicas de biología molecular, después de tomar una muestra del paciente de forma totalmente indolora. Tras el tratamiento periodontal, se recomienda realizar nuevas pruebas para verificar el éxito del tratamiento.

Factores genéticos

Hay varios genes que hacen que un paciente sea susceptible a padecer formas más agresivas de la enfermedad, como por ejemplo el gen de la interleuquina-1. Gracias a unas sencillas pruebas, puede extraerse el ADN del paciente y posteriormente realizar un test genético para determinar si es portador o no de algún tipo de mutación. A partir de la información obtenida, sumada al análisis de los demás factores, podremos elaborar un informe en el que se advierte al odontólogo del riesgo que posee el paciente a desarrollar periodontitis agresiva y se hacen las recomendaciones necesarias para su prevención.

“Es conveniente determinar cuál es el origen de los problemas periodontales para encontrar la mejor solución”

Transmisión de bacterias

Diversos estudios demuestras que a través de la saliva pueden transmitirse las bacterias patógenas responsables de la enfermedad periodontal.Si estas bacterias llegan a una persona predispuesta genéticamente, y más aún si tiene otros factores de riesgo, la enfermedad podría empezar a desarrollarse. Por ello, cuando detectamos la presencia de bacterias patógenas en una persona es conveniente hacer también un examen clínico y un estudio microbiológico a su pareja para comprobar su grado de salud bucal.

Hábitos de consumo

Determinados hábitos de consumo están directamente relacionados con enfermedades bucales. El consumo de tabaco, por ejemplo, es uno de los peores enemigos de la salud dental y suele asociarse a problemas como enfermedad periodontal, una mayor acumulación de sarro, pérdida ósea y mayor riesgo de padecer cáncer oral.

Por eso, llevar una alimentación sana y libre de azúcares, y evitar el consumo de tabaco y de alcohol, y por supuesto una buena higiene, son las pautas más recomendadas para tener una buena salud oral.

Enfermedades sistémica

La relación entre la enfermedad periodontal y determinadas enfermedades sistémicas es un hecho demostrado en multitud de estudios. Enfermedades como la diabetes, patologías cardiovasculares, enfermedades inmunológicas y otras muchas en proceso de investigación, tienen una relación directa con la existencia de enfermedad periodontal. De ahí la importancia, cada vez mayor, que la comunidad científica da a la salud oral, dada la gran repercusión que tiene en nuestra salud general y en la aparición y/o evolución de múltiples patologías.