¿Cómo afecta el bruxismo a mi boca?

El bruxismo es una patología que provoca que se aprieten y rechinen los dientes al frotarse o deslizarse con intensidad. Se produce, generalmente, mientras dormimos y de manera inconsciente e involuntaria, por lo que no podemos controlarlo y no nos damos cuenta de que lo tenemos. De ahí la importancia de intervenir cuando detectamos que lo estemos sufriendo para intentar corregirlo.

Causas del bruxismo

Se calcula que más del 70% de la población española sufre bruxismo y en gran parte de los casos no tiene causas médicas aparentes, lo que hace aún más difícil su detección, ya que la persona que lo sufre no se da cuenta de ello. En otras ocasiones, el bruxismo se asocia a factores de riesgo como el estrés, la ansiedad, el consumo de tabaco y alcohol, trastornos del sueño como los ronquidos o la apnea, u otro tipo de trastornos neurológicos.

Tampoco se asocia necesariamente a una edad concreta; pese a que normalmente lo sufren los niños que más tarde dejarán de padecerlo, muchas personas comienzan a desarrollarlo en la etapa adulta y afecta por igual tanto a mujeres como a hombres.

Consecuencias sobre la salud

El bruxismo afecta especialmente a la boca, por eso muchas veces es el propio dentista el que detecta anomalías en la dentadura que indican un posible caso de bruxismo. Pero conlleva otro tipo de dolencias que dependerán siempre de la frecuencia y del grado de intensidad que se experimente.

. Daños dentales.

El problema del bruxismo ataca tanto a dientes como a encías, influyendo en el desgaste del esmalte dental, el astillado e incluso la rotura de las piezas dentales. También hace que aumente la sensibilidad de los dientes frente al frío y el calor.

. Dolores faciales.

Dado que los músculos que participan en la masticación son los que se ven afectados por el bruxismo, esto deriva en la inflamación del área de la mandíbula.

. Dolores de cabeza.

Las molestias y dolores de cabeza, de oídos e incluso de cuello suelen ir muy ligados al bruxismo. Esto se debe a que la fuerza que ejercen los músculos acaba produciendo alteraciones en otras

Tratamiento

El tratamiento más utilizado en casos de bruxismo son las férulas de descarga. Se trata de aparatos de resina que se crean a partir de unos moldes echa a medida para adaptarse a cada dentadura y que se recomienda que sea un odontólogo especialista quien la realice.

Aparte de emplear la férula, es necesario buscar la forma de reducir los hábitos que nos están provocando el bruxismo. Esto será beneficioso no solo mejorará la salud y calidad de vida del afectado, sino también de aquellos que le rodean y conviven con él.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *