La relación entre la diabetes y las enfermedades periodontales

Diabetes y enfermedades periodontales

El 14 de noviembre se celebra el Día Mundial de la Diabetes. Una enfermedad que en la actualidad padecen 442 millones de ciudadanos. Una pandemia mundial que puede provocar complicaciones en numerosas partes del cuerpo- también la boca- e incrementar el riesgo de muerte prematura.

Una de cada 11 personas padece diabetes en el mundo.

La diabetes mellitus es un cuadro nosológico altamente frecuente entre los 20 y 65 años, aunque el riesgo de padecerlo se incrementa con la edad. Por su parte, la enfermedad periodontal, asociada a la diabetes mellitus, es probablemente la lesión más frecuente que presentan estos pacientes en región oral, limitando de esta manera el consumo de alimentos y perpetuando la elevación glucémica.

¿Qué son las enfermedades periodontales?

Pero vayamos por partes. Las enfermedades periodontales son patologías que afectan al periodonto, es decir a los tejidos que sostienen los dientes. En líneas generales, son patologías infeccionas, causadas por bacterias, aunque la etiología es multifactorial y a ellas también afectan factores genéticos o ambientales, entre otros.

En España, se calcula que tan solo el 14,8% de la población entre 35-44 años tiene las encías sanas; el 59.8% de la población tiene gingivitis y el 38% periodontitis.

¿Qué tipos de enfermedades periodontales existen?

Podemos hablar de dos grandes grupos de enfermedades periodontales. La gingivitis, que se produce cuando esta solo afecta a la encía y el proceso es reversible y la periodontitis, a la que se lega tras un proceso de empeoramiento de la primera y/o cuando se dan otros factores- genéticos, ambientales, locales-. Además de la inflamación de la encía, en los cuadros de piorrea se produce también una destrucción más profunda que afecta a otros tejidos del periodonto, como el hueso alveolar, el ligamento periodontal o el cemento del diente. Un proceso irreversible que, en muchas ocasiones provoca la pérdida de la pieza, al crear un espacio debajo de la encía denominado bolsa periodontal que favorece la acumulación de bacterias.

¿Qué consecuencias tienen las enfermedades periodontales?

Los efectos de las enfermedades periodontales pueden limitarse a la boca- provocando la pérdida de piezas, el sangrado o el mal aliento- o, en su defecto, extenderse a nivel sistémico. Es decir, a todo el cuerpo. En estos casos, la acumulación de bacterias debajo del diente hace que puedan pasar a la sangre, pudiendo afectar a otros lugares del organismo y aumentando a su vez el riesgo de sufrir otros cuadros clínicos, como la enfermedad cardiovascular o el riesgo de descompensación de diabetes, entre otros.

¿Cómo afectan las enfermedades periodontales a la diabetes?

Se ha comprobado científicamente que la relación entre diabetes y enfermedad periodontal es directa. En un estudio clínico (Taylor y col. 1996) se observó que existía un peor control de los valores glucemia en pacientes con diabetes tipo 2 en relación con los pacientes diabéticos tipo 2 sin enfermedad periodontal. Es más, la diabetes es mucho más frecuente en individuos con enfermedades periodontales, siendo más difícil que un individuo con encías sanas padezca esta enfermedad.

Si revisamos los epidemiológicos publicados, existe evidencia científica para establecer que la diabetes mellitus supone un factor de riesgo para desarrollar periodontitis y que la periodontitis es una complicación de la diabetes. Por otra parte, se ha demostrado que el tratamiento periodontal podría mejorar el control de la glucemia en pacientes diabéticos.

Además, los últimos estudios científicos demuestran que las enfermedades periodontales aumentan el riesgo de sufrir las complicaciones más habituales asociadas a la diabetes. La enfermedad renal terminal es, por ejemplo, cinco veces mayor en diabéticos que sufren periodontitis que, a su vez, tienen 3 veces más riesgo de mortalidad cardiorrenal que los pacientes con unas encías sanas.

Los diabéticos con la enfermedad mal controlada tienen 2.9 veces más posibilidades de padecer enfermedad periodontal que una persona sana.

¿Cómo afecta a la diabetes a las enfermedades periodontales?

La ciencia ha demostrado que las enfermedades periodontales no solo perjudican el control de la glucemia en diabéticos, sino que la diabetes contribuye a aumentar hasta tres veces la posibilidad de padecer enfermedad periodontal.  Además, este tipo de dolencias avanzan más rápido en los diabéticos, agravándose incluso en aquellos pacientes con un mal control de la enfermedad. No obstante, el tratamiento de las enfermedades periodontales es tan efectivo en pacientes diabéticos como en no diabéticos, por ello, el control, revisión y seguimiento de la salud bucodental es fundamental en personas con esta dolencia.

La importancia de la salud bucodental en pacientes diabéticos

La atención a la salud bucodental debe ser una parte fundamental en el manejo de la diabetes. A menudo, las personas diabéticas no son conscientes de la relación que existe entre su dolencia y la enfermedad periodontal. Por ello, es necesario informar a los pacientes sobre los beneficios de mantener una buena salud oral en relación con su enfermedad.
Asimismo, los profesionales tenemos en la clínica una oportunidad muy importante de identificar diabetes no diagnosticada o prediabetes en pacientes odontológicos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *