Sufrir hipersensibilidad dental

¿Padeces hipersensibilidad dental?

¿Sabías que uno de cada cuatro adultos sufre hipersensibilidad dentinaria? Una de las sensaciones más desagradables que nos describen muchos de los pacientes que llegan a la clínica y que se caracteriza por un dolor muy agudo y de corta duración en el diente. Pero, ¿cómo se si la padezco y qué puedo hacer para prevenirla?

¿Qué es la hipersensibilidad dentinaria?

La hipersensibilidad dental se caracteriza por un dolor corto y agudo procedente del interior del diente como respuesta a estímulos térmicos.

La sensación de dolor bien localizado en el diente suele durar el tiempo que dura el estímulo que lo produce, a menudo debido a los ácidos o dulces de la dieta, al frío o al cepillado agresivo.

Un cepillado abrasivo puede llegar a producir recesiones gingivales y, por consiguiente, hipersensibilidad dentinaria.

La aparición de esta condición es muy frecuente en personas con periodontitis, aunque otras situaciones como las caries, los empastes defectuosos o las afectaciones del nervio dental pueden estar también detrás.

Pero sea como sea, esta sintomatología indica una afectación grave del diente, que debes comunicar a tu dentista lo más rápido posible.

¿Qué pasa si no la trato?

A menudo, la hipersensibilidad dentaria tiene una fácil curación o, por lo menos, una mejoría instantánea cuando el paciente realiza correctamente su higiene bucal y ha recibido el tratamiento indicado por su dentista. Sin embargo, cuando se cronifica puede obligar a realizar tratamientos más agresivos como la endodoncia o incluso la extracción del diente. Por ello, si la padecemos debemos acudir cuanto antes a nuestra clínica dental.

¿Puedo evitarla?

Una vez más volvemos a insistir en la importancia de una correcta higiene bucodental – para ello te recomendamos este artículo dedicado a la técnica de Bass-, en la elección de un buen cepillo y en la reducción del consumo de ácidos – bebidas gaseosas, zumos cítricos- especialmente fríos.

Entre sus causas más frecuentes se encuentran el reflujo ácido, enfermedades alimentarias y la ingesta de bebidas ácidas que reducen el grosor del esmalte.

Además, debemos saber que la hipersensibilidad es, a menudo, uno de los efectos secundarios de los tratamientos de las enfermedades de las encías y que no por ello debemos abandonar el tratamiento o reducir su frecuencia. De hecho, se calcula que entre el 60 y el 98% de pacientes con este tipo de enfermedades sufren esta condición. Así que si es tu caso no te asustes- puede ser un efecto secundario del tratamiento-, acude a tu dentista y sigue sus instrucciones.

¿Cómo se trata la enfermedad dentinaria?

Cuando los tratamientos preventivos no son suficientes, tu doctor puede llevar a cabo un tratamiento profesional con productos específicos aplicados sobre la zona afectada. Actualmente, en nuestra clínica combatimos la hipersensibilidad con nuevos productos que gracias a su biocompatibilidad y el tamaño de sus partículas, resisten el ataque ácido, remineralizando el diente, consiguiendo un alivio inmediato del dolor y un efecto prolongado en el tiempo y previniendo la proliferación de la placa bacteriana.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *