La importancia del cuidado dental desde la infancia

Durante los primeros años de vida y aproximadamente hasta los 12 años, la cavidad bucal sufre grandes cambios, pasando por varias etapas en la dentición. A continuación, os detallamos las diferentes etapas y los pasos que hay que seguir para lograr mantener una buena salud bucodental desde la infancia.

Etapas de la dentición

  • Erupción dentición temporal

La erupción dental tiene lugar aproximadamente entre los 6 meses y los 2 años de edad y puede ser un proceso doloroso que suele manifestarse en mayor producción de saliva, enrojecimiento e inflamación de las encías, mayor inquietud e irritabilidad, y dificultades para conciliar el sueño. Destacaremos también la importancia de la lactancia materna para el correcto desarrollo de la deglución y de la cavidad oral.

  • Dentición temporal o decidua

Entre los 2 y los 6 años la cavidad bucal del niño está formada por la dentición temporal o decidua. En esta etapa, es esencial una correcta higiene bucodental para evitar la acumulación de biofilm y, por consecuencia, la caries, la enfermedad bucal más frecuente a esta edad. Por supuesto, una alimentación sana es básica. En esta etapa los padres pueden y deben crear buenos hábitos alimenticios a sus hijos. De estos bueno hábitos dependerá, en gran medida, su futura salud oral.

  • Dentición mixta

Durante la etapa de los 6 a los 12 años conviven la dentición temporal y la permanente.

  • Dentición permanente

Generalmente entre los 12 y los 15 años se completa la erupción de todas las piezas permanentes.

“1 de cada 3 niños sufre caries en la etapa de dentición temporal”

Consejos para una buena higiene bucodental

Cada edad necesita un cuidado específico para dar respuesta a las diferentes situaciones fisiológicas por las que pasa la cavidad bucal. Para asegurar que los niños desarrollen unos dientes temporales sanos, el primer paso sería que se alimentara en los primeros meses de su vida de leche materna, y en etapas posteriores es esencial iniciar y mantener una correcta higiene bucodental. Para ello, deben utilizarse productos específicos para ayudar al cuidado de encías y dientes durante la dentición. Durante los primeros meses de vida del bebé, el adulto tendrá que encargarse de este cuidado, procurando retirar los residuos de las encías y la lengua, y empezando a cepillar los dientes delicadamente desde el momento en que erupcionan. Tras la aparición del primer diente, se recomienda realizar visitas periódicas al odontólogo.

El hábito del cepillado dental diario es algo que debe adquirirse desde la infancia. La elección de un cepillo que respete las encías y dientes del niño, y que se adapte a la boca. Además del cepillado, es básico vigilar la alimentación, evitando alimentos y bebidas azucaradas, y fomentar el consumo de frutas y verduras.

En cuanto a las pautas dietéticas para evitar aparición de la caries, se debe evitar o reducir el consumo y el uso de productos que contengan azúcar para evitar problemas como la caries.

La caries suele ser más agresiva en la etapa infantil y en la adolescencia y tiene una progresión más rápida que en los adultos, debido a las propias características de los dientes temporales. Otras afecciones comunes son la gingivitis, causada por la inflamación de la encía por acumulación de biofilm, y la hipomineralización, principales patologías bucales durante la infancia. Es importante el diagnóstico temprano y extremar la higiene bucal para evitar así el deterioro de los dientes.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *