Entradas

7 consejos para mantener la sonrisa también en verano

Con el verano y las vacaciones nuestros hábitos diarios sufren cambios que también suelen afectar a nuestra higiene bucodental. ¿Cuál es la consecuencia de este cambio de hábitos? Puesto que alteramos la rutina de cepillado y de otros cuidados de nuestra boca, el verano puede convertirse en un enemigo si no seguimos unas determinadas pautas.

Los especialistas de Clínica Dental Beatriz Abellás os damos 7 recomendaciones para mantener una sonrisa cuidada durante el verano:
  1. Cepillarse los dientes después de cada comida, o al menos tres veces al día.
  2. Llevar siempre con nosotros un cepillo, pasta dental, enjuague bucal e hilo dental. Gracias a esto evitaremos realizar un buen cepillado, en lugar de otro rápido y superficial.
  3. Una buena hidratación. Beber mucha agua, en torno a dos litros al día, evitará la acumulación de la placa bacteriana, problemas en las encías y la aparición de caries.
  4. Evitar azúcares y alcohol. Las bebidas carbonatadas, azucaradas y alcohólicas deben dejarse de lado o reducir su consumo.
  5. Si no es posible dejar de fumar, al menos deberíais moderar y controlar su consumo. Es necesario recordar que en el 100% de los casos, el fumador se queda antes sin dientes que el no fumador, ya que el tabaco destruye los dientes y las encías.
  6. Ser especialmente precavido con los traumatismos dentales ya que aumentan un 30% en la época estival. Desde nuestra clínica os recomendamos el uso de protectores dentales y protección al practicar cualquier deporte o actividad de riesgo.
  7. Por último, acudir al dentista antes de irse de vacaciones os ayudará a detectar si existe algún problema que pueda causar molestias más adelante. Se recomienda hacer lo mismo a la vuelta, para revisar la boca después del verano.

Revisiones bucales periódicas

Las revisiones bucales son fundamentales para poder emitir un diagnóstico adecuado de nuestra salud bucodental. Realizar estas revisiones de manera periódica será clave para prevenir cualquier tipo de patología dental, ya que nos permitirá detectarlas antes de que sea muy tarde para actuar y nos evitará padecer enfermedades graves y dolorosas. Por ello, es recomendable visitar al odontólogo una vez al año, como mínimo, para someterse a un examen bucal integral.

Prevención y detección precoz

Como ya hemos abordado en diversas ocasiones, adquirir y mantener hábitos de vida saludables como una buena alimentación y una correcta higiene dental, es determinante para evitar problemas dentales y tener una boca completamente sana. Por tanto, hay que prestar especial atención a la prevención y la detección precoz de los problemas de dientes y encías.

Gingivitis, periodontitis, caries, manchas o desgaste son algunos de los principales problemas que puede sufrir nuestra boca si no los frenamos a tiempo. En cambio, si frenamos el desarrollo de estos problemas ante de su aparición, no tendremos que lamentarlo en un futuro. De ahí la importancia de estar muy pendientes de cualquier cambio que notemos en la boca e informar a nuestro dentista acerca de todos los síntomas.

¿En qué consiste una revisión?

Para realizar una revisión bucal lo primero que debe hacerse es una exploración visual del estado de la boca del paciente, teniendo también muy en cuenta su historial clínico y si está siendo sometido a algún tipo de tratamiento. A partir de aquí, pueden utilizarse diversos métodos, como radiografías o fotografías intraorales, para determinar si hay problemas dentales imposibles de detectar a simple vista. Gracias a los resultados de este tipo de pruebas, el odontólogo podrá diagnosticar de manera fiable si existe alguna afección o problema bucodental. En ocasiones, si el profesional detecta anomalías graves puede solicitar pruebas más específicas, como por ejemplo los exámenes de detección de cáncer oral.

En Clínica Dental Abellás estamos convencidos de que el mejor tratamiento para una buena salud bucal es la prevención y la detección precoz, y por ello os animamos a visitarnos para la realización de un estudio en profundidad. Ofrecemos diagnósticos integrales y personalizados, así como tratamientos individualizados.

Además de tener en cuenta estos aspectos, acudir a especialistas como los que contamos en nuestra clínica para realizar limpiezas dentales al menos dos veces al año, sobre las cuales os hablamos más en detalle en la siguiente entrada del blog.

¿Cómo afecta el bruxismo a mi boca?

El bruxismo es una patología que provoca que se aprieten y rechinen los dientes al frotarse o deslizarse con intensidad. Se produce, generalmente, mientras dormimos y de manera inconsciente e involuntaria, por lo que no podemos controlarlo y no nos damos cuenta de que lo tenemos. De ahí la importancia de intervenir cuando detectamos que lo estemos sufriendo para intentar corregirlo.

Causas del bruxismo

Se calcula que más del 70% de la población española sufre bruxismo y en gran parte de los casos no tiene causas médicas aparentes, lo que hace aún más difícil su detección, ya que la persona que lo sufre no se da cuenta de ello. En otras ocasiones, el bruxismo se asocia a factores de riesgo como el estrés, la ansiedad, el consumo de tabaco y alcohol, trastornos del sueño como los ronquidos o la apnea, u otro tipo de trastornos neurológicos.

Tampoco se asocia necesariamente a una edad concreta; pese a que normalmente lo sufren los niños que más tarde dejarán de padecerlo, muchas personas comienzan a desarrollarlo en la etapa adulta y afecta por igual tanto a mujeres como a hombres.

Consecuencias sobre la salud

El bruxismo afecta especialmente a la boca, por eso muchas veces es el propio dentista el que detecta anomalías en la dentadura que indican un posible caso de bruxismo. Pero conlleva otro tipo de dolencias que dependerán siempre de la frecuencia y del grado de intensidad que se experimente.

. Daños dentales.

El problema del bruxismo ataca tanto a dientes como a encías, influyendo en el desgaste del esmalte dental, el astillado e incluso la rotura de las piezas dentales. También hace que aumente la sensibilidad de los dientes frente al frío y el calor.

. Dolores faciales.

Dado que los músculos que participan en la masticación son los que se ven afectados por el bruxismo, esto deriva en la inflamación del área de la mandíbula.

. Dolores de cabeza.

Las molestias y dolores de cabeza, de oídos e incluso de cuello suelen ir muy ligados al bruxismo. Esto se debe a que la fuerza que ejercen los músculos acaba produciendo alteraciones en otras

Tratamiento

El tratamiento más utilizado en casos de bruxismo son las férulas de descarga. Se trata de aparatos de resina que se crean a partir de unos moldes echa a medida para adaptarse a cada dentadura y que se recomienda que sea un odontólogo especialista quien la realice.

Aparte de emplear la férula, es necesario buscar la forma de reducir los hábitos que nos están provocando el bruxismo. Esto será beneficioso no solo mejorará la salud y calidad de vida del afectado, sino también de aquellos que le rodean y conviven con él.

 

Importancia de la salud bucodental

En la actualidad, existen gran cantidad de estudios científicos que relacionan al menos 54 enfermedades sistémicas con las enfermedades periodontales. Existe una conexión entre lo que pasa en nuestra boca y el resto del organismo. Seguramente el vínculo entre la periodontitis y otras enfermedades generales, tendrá mucho que ver con la migración de bacterias del periodonto  a todo el organismo.

Enfermedades periodontales

La gingivitis es la forma leve de la enfermedad periodontal, en donde sólo la encía se ve afectada, con inflamación y sangrado. En la periodontitis, sin embargo, existe afectación del hueso y pérdida de soporte dental.

La periodontitis se manifiesta con sangrado de encías, recesión gingival, aumento de espacio entre los dientes, halitosis, pérdida de dientes…; esto produce problemas de masticación, pérdida de calidad de vida, problemas estéticos, ansiedad…

Todo esto tiene también consecuencias sistémicas relacionadas con la aparición y agravamiento de patología cardiovascular, respiratoria, diabetes  y sus  complicaciones asociadas: neuropatía, retinopatía…

Existen una mayor prevalencia de patologías ginecológicas como abortos, partos prematuros o neonatos con bajo peso, en personas con enfermedad periodontal. Las últimas investigaciones, relacionan la artritis reumatoide y la disfunción eréctil a bacterias exclusivas de la patología periodontal.

Aproximadamente un 10% de la población mundial padece de periodontitis. En España, 8 de cada 10 personas mayores de 35 años tiene algún tipo de afectación periodontal (gingivitis – periodontitis).

Como cualquier enfermedad, existen unos factores de riesgo, que favorecen la aparición y agravan la misma. La mala higiene y el tabaco se sitúan en lo alto de la pirámide. El estrés, alcohol y drogas, infecciones bacterianas, personas inmunodeprimidas y una predisposición genética influyen directamente en la periodontitis.

¿Qué podemos hacer?

La respuesta es sencilla. El trabajo en casa es lo más importante, la higiene diaria es el mejor y más efectivo rival frente a la enfermedad periodontal. Las revisiones periódicas en el odontólogo, mediante una exploración periodontal y estudio microbiológico de la flora oral, nos ayudará a prevenir y tratar de forma más específica. Una dieta equilibrada y evitar malos hábitos, como tabaco y alcohol, ayudarán a mantener una buena salud oral.

 

Regeneración tisular a partir de la sangre: aplicaciones en odontología

Durante años, la comunidad científica ha investigado y desarrollado técnicas encaminadas a conseguir la regeneración tisular, en el intento de reconstruir una estructura tan compleja como un tejido humano. Múltiples han sido las investigaciones y significativa su evolución.

Durante la pasada década, nace la GTR (Regeneración tisular guiada) y la GBR (Regeneración ósea guiada), métodos basados en el uso de injertos de tejido del propio paciente, o procedentes de otras especies o biomateriales sintetizados en el laboratorio. Para obtener los injertos del propio paciente se hace necesario someterse a una intervención quirúrgica, lo cual supone la aparición de una serie de molestias (inflamación, dolor, riesgo de infección…). Con estos injertos autólogos se consiguen mejores resultados que con injertos de tejidos de otras especies o de biomateriales sintéticos, que presentan dos inconvenientes fundamentales: su reabsorción con el tiempo y un resultado poco predecible.

La búsqueda de protocolos que acorten los tiempos de cicatrización y consigan la regeneración de los tejidos orales, tanto duros como blandos, ha sido una constante. En 1998 comienza la utilización de concentrados plaquetarios o PRP (plasma rico en plaquetas) en cirugía oral y maxilofacial, que se obtienen mediante el centrifugado de nuestra propia sangre. Posteriormente en 1999 el doctor Eduardo Anitua publicó el protocolo del PRGF (plasma rico en factores de crecimiento) un concentrado plaquetario que proporciona buenos resultados en la cicatrización sobre todo de los tejidos blandos.

Segunda generación

En 2001 el doctor Choukron describió el primer concentrado rico en plaquetas y leucocitos en una matriz de fibrina densa, que fue el primer concentrado de segunda generación. Se trata del L-PRF, un material de injerto completamente autólogo, al no ser utilizadas para su obtención ningún tipo de sustancia química. Durante el centrifugado se genera un coágulo de fibrina que contiene (el 50% de) leucocitos y (97% de) plaquetas, que se activarán, liberando factores de crecimiento y citoquinas que quedan atrapadas en la matriz de fibrina.

Este contiene mayor cantidad de factores de crecimiento, es un biomaterial fuerte, flexible que se puede suturar fácilmente. Su arquitectura de fibrina densa permite su uso como una verdadera membrana. No tiene sustancias químicas añadidas, acelera la angiogénesis y la formación de tejido óseo, mejora el dolor y la inflamación y acelera la cicatrización de la herida.

Tercera generación

Utilizando un diferente protocolo de centrifugado, se ha obtenido el concentrado CGF-CD34+, concentrado plaquetario de tercera generación. Este tiene mucha mayor concentración de factores de crecimiento y la fibrina más densa que el de segunda generación, además de poseer células madre CD34+. Por todo ello tanto la capacidad de regeneración tisular como las otras propiedades se ven muy mejoradas. El CGF-CD34+ puede utilizarse solo o asociado a otros biomateriales.

Actualmente en nuestra Clínica Dental Beatriz Abellás, aplicamos esta técnica de última generación, obteniendo muy buenos resultados, resolviendo  casos complicados, que no sería posible sin la aplicación del CGF-CD34. En la Clínica Dental Beatriz Abellás estamos aplicando esta técnica de última generación, obteniendo muy buenos resultados resolviendo casos complicados, lo cual no sería posible sin la aplicación del CGF-CD34.

Esta técnica tiene numerosas aplicaciones en odontología, sobre todo en el campo de la cirugía o la implantología oral y la periodoncia, así como en el campo de la cirugía maxilofacial, ya que acelera la cicatrización y regeneración tanto de tejidos duros como blandos y ayuda en la homeostasis. Los concentrados plaquetarios también se utilizan en cirugía ortopédica, oftalmología, cirugía y medicina estética, dermatología, ginecología, medicina deportiva y neurocirugía.

Tenemos ante nosotros una revolución de la terapia regenerativa, gracias a la cual metas hasta ahora insospechadas serán alcanzadas. Para concluir, se podría decir que “All you need is… blood”.

 

*Por Dra. Beatriz Abellás.

Publicado el 28 de enero de 2019 en la edición digital de Faro de Vigo.