Entradas

Implantología dental

La implantología dental ha revolucionado por completo la odontología moderna y es una de las mejores opciones para solucionar la pérdida de piezas dentales. Los implantes dentales están compuestos por pequeñas piezas con forma de tornillo, que funcionan como sustitutos artificiales de las raíces de los dientes perdidos.

 ¿Qué tipos de implantes dentales existen?

Los implantes dentales más comunes hoy en día son los endoóseos, que se colocan en los huesos maxilares o en los de la mandíbula. Pueden utilizarse diversos tratamientos en función de cada situación, como por ejemplo:

  • Implante dental unitario, para sustituir dientes individuales.
  • Puente sobre implantes dentales, para los casos de ausencia de varias piezas.
  • Prótesis fija sobre implantes dentales, para sustituir dentaduras completas.

El material más común para los implantes es el titanio. Además de ser un material que se caracteriza por su resistencia y durabilidad, también es biocompatible, es decir, es muy complicado que el organismo llegue a rechazarlo.

Existen numerosos tipos y marcas de implantes, pero los más comunes son los cónicos y los cilíndricos. A la hora de seleccionar un implante dental hay que tener en cuenta una serie de factores, dependiendo del estado de la boca de cada paciente y de sus necesidades. En nuestra clínica utilizamos los implantes de alta calidad, con un porcentaje de éxito del 98%.

¿Cómo se colocan los implantes?

Durante el procedimiento se diferencian dos etapas principales: la primera se corresponde con la cirugía, mediante la cual se introduce el implante en los huesos de la mandíbula o los maxilares; la segunda fase es la de oseointegración, necesaria para que los implantes se fusionen con el hueso y permitan llevar a cabo la colocación de la prótesis. Esta prótesis, denominada corona, es la que cubrirá el implante adaptando la forma de un diente. La osteointegración es fundamental, ya que durante esta etapa es cuando las células del hueso se adhieren por completo a la superficie del implante y se consigue que los nuevos dientes estén fijos y sean seguros.

Nuestros especialistas, con amplia experiencia en implantología dental, realizan un estudio previo de la situación del paciente, para determinar la complejidad de cada caso y seleccionar el tipo de implantes dentales más adecuados. La complejidad de la colocación del implante dependerá de varios factores, por ejemplo de la cantidad de implantes a colocar o de la forma del hueso donde se vaya a colocar el implante.

Existen varias técnicas de colocación de los distintos tipos de prótesis, como la quirúrgica y la implantología inmediata post-extracción. La primera se realiza mediante una incisión en la encía, que se levanta para poder acceder al tejido óseo, y posteriormente se procede a la colocación del implante. En el caso de la implantología dental inmediata post-extracción, consiste en la extracción del diente y en la colocación del implante en la misma sesión.

Ventajas de los implantes

Los implantes dentales conllevan varias ventajas. Una de las más importantes, a nivel estético, es que permiten una restauración total de la dentadura. Además, preservan y reducen el deterioro del hueso, dado que reducen la carga sobre los dientes.

Por otra parte, son más naturales y cómodas que las dentaduras postizas y su duración, con un mantenimiento adecuado, pueden llegar a superar los veinte años. A largo plazo, son una de las soluciones dentales más recomendadas para aquellos que necesiten recomponer su dentadura. Los implantes mejoran la calidad de vida del paciente, ya que permiten masticar todo tipo de alimentos sin tener que preocuparse por la inestabilidad de la prótesis ni tener que utilizar adhesivos dentales.

Puedes consultar nuestros precios poniéndote en contacto con nosotros y te asesoraremos sobre cuál es el procedimiento que mejor se ajusta a tu caso.

En qué consiste un tratamiento guiado de biofilm

Tal y como os hemos contado en otro post, el biofilm dental es el principal causante de la caries y otras infecciones periodontales y periimplantarias. Más conocido popularmente como placa dental, su existencia no es dañina por sí sola. Sin embargo, su acumulación y combinación con restos de alimentos provoca la proliferación de diferentes bacterias y ácidos que deben ser eliminados periódicamente de nuestra boca para mantener nuestra salud bucodental.

Una higiene bucodental periódica, combinada con medidas profesionales, contribuye al control del biofilm y logra una mejor salud oral. La existencia de nuevos sistemas de profilaxis dental nos permite a los profesionales ofrecer soluciones para la prevención y cuidado de nuestra boca personalizados. Mucho más completos que las tradicionales limpiezas, los tratamientos guiados del biofilm permiten conservar durante el mayor tiempo posible y con la mayor calidad los dientes naturales e implantes y eliminar de manera efectiva y no invasiva la placa dental y el sarro que pueda albergar nuestra boca.

¿Qué es la terapia guiada de biofilm?

Es un procedimiento mínimamente invasivo que a través del uso de tecnologías vanguardistas permite efectuar un tratamiento para la eliminación del biofilm basado en el diagnóstico y evaluación personalizada.

Los ocho pasos del protocolo GBT

Mucho más completo que una limpieza tradicional, esto es lo que hacemos en la clínica cuando aplicamos este tratamiento

  1. Diagnosticar

En primer lugar, sondeamos y examinamos cada caso clínico.

  1. Revelar

Para hacer visible el biofilm, muchas veces imperceptible a simple vista, aplicamos un revelador que nos guiará para su eliminación y contribuirá a la detección del sarro.

  1. Motivar

Cuando el paciente observa la acumulación de biofilm toma conciencia de la importancia de prevenir y mantener una correcta higiene dental. En función de lo observado, el dentista le prescribirá una serie de pautas higiénicas personalizadas.

  1. Eliminar

Mediante el uso de la tecnología Airflow®, Piezon® y Perioflow® procedemos a eliminar el biofilm, las manchas de nuestra boca y el sarro deciente. Además, el tratamiento GBT, a diferencia de otras limpiezas más sencillas, permite eliminar la placa dental de otras superficies bucales como las encías, la lengua y el paladar, así como eliminar el biofilm y sarro de las bolsas subgingivales y zonas interdentales.

  1. Control

Cuando finaliza la limpieza procedemos de nuevo a realizar una comprobación del biofilm restante para asegurarnos de que hemos eliminado por completo el sarro. Si se revela la existencia de caries u otras infecciones, se procederá, asimismo, a realizar un nuevo diagnóstico.

  1. Cita nueva

En función de la primera evaluación, se programará la frecuencia de las revisiones, que en pacientes sanos podrán realizarse anualmente.

La placa o biofilm dental no es dañina por sí sola. Sin embargo, la combinación con restos de alimentos y su acumulación generan la proliferación de distintas bacterias y ácidos, que pueden acarrear diversos problemas de salud bucodental.

El biofilm: qué es y cómo tratarlo

Seguro que si hablamos de biofilm muy pocos sabréis a lo que hacemos referencia. Sin embargo, si os adelantamos que en este artículo profundizaremos en qué es y cómo eliminar la placa dental, responsable de la caries y otras enfermedades periodontales, muchos lo tendréis más claro.

Desde hace apenas dos décadas sabemos que la forma natural de crecimiento de las bacterias en la cavidad oral es el biofilm. Los biofilms son los responsables de la caries y de las enfermedades periodontales y presentan gran resistencia frente a los agentes antimicrobianos. Más conocidos popularmente como placa dental, su concepto, apariencia y tratamiento ha ido variando a lo largo de la historia y en función de los avances técnicos y médicos disponibles.

Pero, ¿qué es exactamente?

El biofilm constituye la principal forma de vida de las bacterias. Es la manera que éstas tienen para hacerse fuertes, protegerse y seguir creciendo. Una asociación que no ocurre por azar y que se beneficia, por ejemplo, de la adherencia a superficies sólidas o de la existencia de un medio líquido.

Y en un entorno como la cavidad oral, donde encontramos numerosos espacios anatómicos, la creación de este tipo de ecosistemas bacterianos se ve favorecida hasta tal punto que hacen que la boca sea una de las partes más colonizadas de nuestro cuerpo.

Lo que comúnmente llamamos placa dental es una biopelícula formada por combinaciones de cientos de especies bacterianas que compiten para colonizar las superficies de la cavidad oral.

Enfermedades bucales y biofilm

Los biofilms orales están considerados como los agentes etiológicos de las dolencias orales más importantes. De hecho, las enfermedades bucales relacionadas con los biofilms microbianos son las más prevalentes del ser humano y afectan a la mayor parte de la población mundial. Entre ellas destacan, por su alta incidencia, las enfermedades periodontales y la caries.

Pero además de este tipo de dolencias, estudios recientes han asociado los biofilms bacterianos a otras patologías sistémicas como las enfermedades cardiovasculares, la diabetes o el parto prematuro, por ello su prevención y cuidado se revela, cada día, más importante.

La placa o biofilm dental no es dañina por sí sola. Sin embargo, la combinación con restos de alimentos y su acumulación generan la proliferación de distintas bacterias y ácidos, que pueden acarrear diversos problemas de salud bucodental.

Cómo prevenir su aparición

Tal y como explicábamos antes, la placa dental o biofilm está formada por un conjunto de bacterias que conviven en equilibrio mientras las condiciones externas se mantienen constantes. Sin embargo, cuando este equilibrio se altera como, por ejemplo, por el consumo de alimentos o bebidas ricos en azúcares, se desencadena el desarrollo de especies productoras de ácidos que traen consigo la aparición de enfermedades como la gingivitis o periodontitis.

Por ello, evitar el consumo de determinadas bebidas y comidas, así como el desarrollo de hábitos tabáquicos, junto con el mantenimiento de una correcta higiene oral, favorecerán el control de la placa bacteriana.

Para evitar la aparición de biofilm oral es imprescindible llevar a cabo una buena higiene oral rutinaria, después de cada ingesta. En general, uno debe pasarse el cepillo dental correctamente por los dientes y las encías, y también hacer uso de diversos complementos como: el hilo de seda entre los dientes o enjuagues con colutorios orales para conseguir una correcta limpieza interproximal.

Cómo detectar y tratar su presencia

El biofilm es, la mayoría de las veces, imperceptible a simple vista. Por ello y para detectar su presencia, los profesionales habitualmente recurren al uso de sustancias conocidas como reveladores que permiten observar la placa no detectable a simple vista y realizar un diagnóstico y tratamiento más certero y efectivo.

Además, hoy existen sistemas vanguardistas de profilaxis dental, como el tratamiento guiado de biofilm, que son mucho más completos que una simple limpieza y permiten inidividualizar el tratamiento y las instrucciones de higiene dental, adaptándolas a cada paciente y realizando una planificación menos invasiva y más cómoda.